miércoles, 5 de noviembre de 2014

Un viaje a diario - 4 de noviembre


Ayer nos decían que nos iba a llover bastante. La verdad que simplemente la lluvia ha sido una compañera más del viaje que apenas nos ha importunado. Hoy hemos ido a Pau y hemos aprovechado bien la jornada. Primero hemos visitado el castillo-palacio de Enrique IV. Nos hemos dividido en dos grupos y con un guía, un señor mayor que sabía castellano  hemos practicado el francés y nos ha ido explicando las distintas salas del palacio. Hemos visto el comedor de los cien cubiertos con una larga mesa, bonitos artesonados en los techos y las habitaciones de los reyes, de la madre de Enrique IV, del nacimiento del rey, la habitación de la emperatriz María Eugenia de Montijo. Nos ha gustado mucho la ambientación: el mobiliario, los cuadros, las lámparas que nos hacían imaginar épocas pasadas. También el guía nos explicó que Enrique IV era un antepasado de Felipe VI, nuestro rey porque ambos son Borbones. Un objeto curioso que nos enseñaron fue la cuna de Enrique IV porque está hecha con un caparazón de tortuga. En la época se creía que si dormías en el caparazón de una tortuga te podrías hacer tan longevo como ellas. Para terminar la visita nos enseñaron varios cuadros del rey en diferentes situaciones, de su familia, incluida una de sus amantes y subimos por la escalera principal hecha de tramos rectos, y era importante por ser de las primeras que se construyeron en Francia ya que antes se hacían en espiral o de caracol.

Después tuvimos un rato de tiempo libre por la plaza principal de Pau, pudimos hacer algunas compras y tomar algo.

La comida fue en un centro comercial en las afueras. Nos dejaron tiempo libre, breve, porque luego fuimos a ver una tienda de quesos y una bodega donde nos explicaron el proceso de elaboración del vino de Jurançon, que es un vino blanco dulce, característico de esta región entre Pau y Oloron. Nos llamó la atención las grandes cubas donde es criado y fermentando el vino así como el proceso de embotellado. Y para terminar la visita nos invitaron a una copa (sin alcohol) de zumo de uvas y a un trocito de bizcocho de chocolate. Ha sido un día muy completo. Bueno hasta mañana.


1 comentario:

  1. ¡Qué caras de felicidad! Me alegro que os lo estéis pasando tan buen.
    Vuestra tutora.

    ResponderEliminar