viernes, 7 de noviembre de 2014

Un viaje a diario - 6 de noviembre

Hoy teníamos un viaje largo en autobús pero con la emoción de ir a Bayona y Biarritz se pasó rápido. Al principio lluvia, esperamos bajo unos porches y después un  juego de pistas que nos permitió conocer algunos aspectos de la ciudad (el mercado, la catedral, sus calles más populares…) Fue divertido ya que había que preguntar en francés a la gente de la calle. Lo mejor durante el juego fue en el mercado, por los diferentes puestos íbamos preguntando si sabían el nombre de los gigantes que desfilan en las fiestas, los colores festivos, las fechas o cómo se realizaba el jamón de Bayona, gente de todo tipo nos ayudaban si sabían. Íbamos bastante rápidos ya que competíamos por tener las respuestas en menos tiempo.
En el tiempo libre probamos el jamón de Bayona, embutidos y unos pimientos que nos compró Óscar. Y después a comer y pasar un buen rato charlando, haciendo fotos o lanzando pan a las gaviotas … en seguida nos fuimos a Biarritz. Y en la playa genial, bueno corriendo por la arena, fotos, mojándonos  con el agua… y cuando íbamos caminando por el paseo, varias veces y de repente, nos mojaron las olas. Vaya cara que se nos quedó. Pero todo fueron risas y más risas. Ha sido una de las excursiones más divertidas. Terminado el paseo por la costa atlántica tocó regresar, después de tanta acción la mayoría pudimos recargar las pilas con la merienda que nos habían preparado los padres en el colegio. Un gran día.




No hay comentarios:

Publicar un comentario